Un estudio publicado en Nature ha triplicado los tipos conocidos de virus oceánicos, y puede ayudar a preservar el medio ambiente reduciendo el exceso de CO2 que los humanos ponen en la atmósfera.

Actualmente, los mares absorben la mitad de ese carbono, pero esto se produce a costa de la acidificación de los océanos, lo que pone a parte de las especies marinas en situación de riesgo. La comprensión de cómo interactúan los microbios y virus es fundamental para los posibles esfuerzos de gestión, según los investigadores de este estudio.

Su trabajo fue posible gracias a la expedición sin precedentes de tres años Tara Oceans, en la que un equipo de más de 200 expertos se hizo a la mar para entender mejor a sus habitantes que no se ven; y a la expedición española Malaspina 2010, que evaluó el impacto del cambio global en el océano y estudió su biodiversidad.

la mar salao virus oceanos

Fuente: EuropaPress/YOHANN.CORDELLE/

Investigadores de la Universidad de Ohio State procesaron muestras virales recopilados por los científicos a bordo de los dos buques. El autor principal Simon Roux analizó la información genética de las muestras para catalogar 15.222 virus genéticamente distintas y agruparlos en 867 agrupaciones que comparten propiedades similares, informa la Universidad de Michigan.

Roux es un investigador postdoctoral en el laboratorio de Mateo Sullivan, autor principal del estudio y profesor asociado de microbiología.

“Hace diez años, nunca hubiera imaginado que podríamos establecer un amplio catálogo de organismos marinos en todo el mundo así,” dijo Sullivan. “Los científicos de todo el mundo están revelando cómo los microbios impactan en nuestro cuerpo, el suelo, el aire y los océanos. A medida que mejoramos nuestra capacidad para estudiar los virus, estamos viendo el papel que juegan los virus en estas funciones microbianas.”

Roux explica que los microbios en los océanos producen la mitad del oxígeno que respiran los seres humanos, por lo que los virus que infectan estos microbios resultan particularmente importantes.

“Nuestro trabajo no sólo proporciona un catálogo relativamente completo de los virus superficiales del océano, sino que también revela nuevas maneras de que los virus modulan los gases de efecto invernadero y la energía en los océanos”, dijo.

En un momento dado, aproximadamente una de cada tres células en el océano está infectada con un virus, alterando la forma en que la célula se comporta, dijo Roux. El equipo de Ohio State quiere ver cómo los virus podrían encajar en los futuros esfuerzos para reducir el carbono en la atmósfera.

Los gases de efecto invernadero que amenazan el medio ambiente podrían ser mediatizados por estos virus mediante la manipulación por los científicos, algo para lo que quedan un par de décadas al menos, pero probablemente serán necesarios para gestionar el cambio climático, dijo Sullivan.

Fuente: EuropaPress