Porque en las aguas próximas a la costa oriental de Lanzarote y Fuerteventura se dan cita más de la tercera parte de las especies de cetáceos del planeta. La inusual abundancia y diversidad de especies registrada en este lugar del Atlántico lo convierten en el más importante de la Unión Europea para las ballenas y los delfines.

Un zona vital  para la alimentación, cría y paso migratorio de estos emblemáticos animales y de muchas otras especies amenazadas, como tortugas y aves marinas.

La Mar Salao Santuario Ballenas

Este es uno de los últimos lugares del planeta donde aún pueden avistarse grupos de ballenas sumergiéndose con sus crías, enormes cachalotes en busca de calamares gigantes, manadas de delfines saltando y al menos tres especies de los esquivos y desconocidos zifios que se alimentan a más de mil metros de profundidad.

Si quieres firmar por esta acción, pincha aquí.

Fuente: WWF