Después de 4 años de investigación y desarrollo, el pasado lunes 7 de enero, el primer proyecto de cultivo del bacalao de profundidad, encabezado por la Corporación de Educación La Araucana, logró contar con el primer grupo de larvas de esta especie, lo que permite alcanzar una etapa crucial del Programa de Diversificación de la Acuicultura que lo enmarca.

El proyecto busca fomentar este tipo de iniciativas que revisten un beneficio para Chile, ya que potencia la investigación, desarrollo e innovación acuícola, pilares fundamentales para el desarrollo del país.

Especie

El bacalao de profundidad (Dissostichus eleginoides) es comercializado en los mercados internacionales como patagonian toothfish, chilean seabass, mero o merluza negra. En las instalaciones de La Araucana en Chinquihue, Región de Los Lagos, la institución realiza diversos proyectos de Investigación y Desarrollo (I+D) en acuicultura, entre los cuales destaca el desarrollo del cultivo de esta especie, proyecto en el que se están logrando alentadores avances.

A principios de 2008 se puso en marcha el desarrollo del cultivo en estanques del bacalao de profundidad, una iniciativa financiada gracias a un aporte de más de $3.000 millones provenientes del Fondef de Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (Conicyt) y de $1.000 millones, aportados por la Corporación de Educación La Araucana y otras entidades asociadas.

«Cultivar el bacalao de profundidad en Chile es todo un desafío, tanto a nivel nacional como internacional. Ésta es una iniciativa única en el mundo. Traer vivos a la superficie a peces que viven a 1.500 metros de profundidad en reiteradas oportunidades y mantenerlos en estanques, implica un gran trabajo», explicó Juan Marcos Zúñiga, gerente de la Zona Austral de la Caja de Compensación La Araucana.

«Todas estas actividades, se enmarcan en el trabajo que realizamos mediante proyectos de I+D+i, destinados a contribuir con el programa de Diversificación de la Acuicultura Chilena de FONDEF, y que representa además un esfuerzo conjunto público privado», añadió.

Etapas

El primer paso consistió en conformar un plantel de reproductores, consiguiendo la climatización de los peces al cautiverio. El proyecto, que actualmente se encuentra en la segunda etapa, busca la reproducción y producción de juveniles en cautiverio, lo que obliga a superar los desafíos que imponen las fases de desarrollo embrionario, incubación y cultivos larvarios.

El hito más relevante en los avances en los resultados de este proyecto, consistió en la obtención de los primeros desoves a partir de fines de noviembre 2012, lo que permitió obtener las primeras larvas de bacalao que mantenidos en los sistemas de cultivo.

La segunda parte busca la reproducción y producción de juveniles en cautiverio, etapa que obliga a superar los desafíos que imponen las fases de desarrollo embrionario, incubación y cultivos larvarios.

Fuente: Fundación OESA