Esta semana de nuevo llegaremos hasta las costas majoreras, desde aquí os invitamos a disfrutar del sol en El Cotillo, en la isla de Fuerteventura

El Cotillo es uno más de tantos pueblos costeros que bordean la isla de Fuerteventura, pertenece al municipio de La Oliva; lugar tranquilo por excelencia, donde es fácil ver a los marineros remendando sus redes o disfrutar en uno de sus muchos restaurantes del buen pescado del Atlántico. En los últimos años, este rinconcito ha crecido considerablemente, ya que han construido un complejo turístico de apartamentos.

Está situado en la esquina noroeste de la isla, en este lugar podemos destacar dos grandes tipos de costas, según la dirección que deseemos tomar.

Hacia el sur, por una pista de tierra, encontramos la costa acantilada combinada con  arenas, visto desde arriba, la pared de negros basaltos, actúa como una gran barrera defendiendo a la isla de la agresión de las olas, tan predominantes en esta zona y por ello lugar predilecto para los surfistas, pero a su vez peligroso en algunas ocasiones para los bañistas.
Aquí podemos encontrar la Playa del Castillo o también llamada del Tostón, cuyo nombre proviene de la torre vigía que se levanta sobre uno de sus escarpes, construida en el siglo XVIII para defender a la isla de los ataques y saqueos de los piratas, aqui también se encuentra el nuevo puerto pesquero, antiguamente, los marineros salían a faenar por un pequeño embarcadero  del pueblo.
A continuación si seguimos descendiendo, de norte hacia el sur encontramos la Playa del Aljibe de la Cueva, de unos dos kilometros de extensión, es de las más vistiadas de la zona.


Por el contrario hacia el norte, las playas bajas y extensas, combinan su blanca arena con la roca volcanica originaria de la isla, formando unas lagunas costeras que hacen que los bañístas más pequeños disfruten de una autenticas piscinas naturales. Aquí destacamos la Playa de Los Lagos o Marfolin, donde es usual practicar el nudismo y es donde se encuentra el apartahotel. 


Finalmente más al norte, a 5 kilometros del pueblo, llegamos a Punta de la Ballena o Tostón, donde podemos encontrar el faro de Tostón, que avisa de la llegada a tierra a los barcos que surcan el estrecho de La Bocayna, que separa la isla majorera de Lanzarote.
El  faro fué construido en 1867, pero al ser muy pequeño su torreon (6,5 metros) y trás diversas quejas de capitanes que no lo veían las noches de tormenta y quedaban sus barcos encallados sobre las rocas que apenas se sumerguían, fue reformado en  1963, la segunda torre que se construyó contaba con una altura de 13,25 metros, pero aún asi no fue suficiente, pues seguian los altercados. Por ello en 1985 se construyó otra torre, la tercera y definitiva,  de 37,30 metros de altura, que cumplía la normativa del Ministerio de Obras Públicas.

En julio del 2008 este patrimonio insular, fué reformado por el Cabildo de Fuerteventura y la antigua obra ha pasado a ser un Museo de Pesca Tradicional, cuyo objetivo es recuperar algunas prácticas pesqueras tradicionales al borde de la desaparición.
El museo se organiza en torno a unos paneles expositivos donde se aboradan temáticas como la navegación pesquera, la carpinteria de ribera, los jayos, la devoción de los pescadores, la vida doméstica,  las artes de pesca tradicionales, los pescados majoreros, el marisqueo, la carnada, la conservación de la pesca y recursos marinos, la venta del pescado, etc…
¿Qué te ha parecido el lugar que hemos visitado? ¿Te animas a escribirnos y contarnos cual es tu playa o rincón marítimo preferido?  Estaremos encantantadas…